Atención plena

atencion plena pintar piedras mensajes

“Si elegimos beber una taza de té con atención plena, el placer de beber el té será más del doble porque estamos reamente allí y el té también está realmente allí.” ~ Thich Nhat Hanh

¿Y si la clave para disfrutar de la vida está simplemente en hacer una sola cosa a la vez? Hacerla plenamente, con consciencia.

¿Y si la próxima vez que te cepilles los dientes, simplemente te cepillas los dientes? Nada más.

Eliges conscientemente tu cepillo de dientes y sigues tu rutina de cepillado paso a paso, pensando en la pasta o en el polvo que estás usando, en el cepillo… ¿De dónde vienen? ¿Cómo han llegado a tu baño? ¿A qué saben?¿qué textura tienen? Cierras el grifo mientras te los lavas y te sientes bien por el agua que estás ahorrando… Vas más despacio y tomando consciencia de la limpieza de cada diente, saboreando el momento sin hacer las otras miles de cosas que puedes hacer o pensar mientras te cepillas los dientes. No como yo, que en ese momento suelo planificar mi lista de tareas del día :S

¡Una cosa! Si  parece que te estoy tratando de decirte lo que tienes que hacer desde el punto de vista de algún Maestro Mindfull, NO es así. En realidad me estoy hablando a mí misma, recordándome todo esto porque aunque sé que HACER UNA COSA CON ATENCIÓN PLENA es la clave de mi propio disfrute y bienestar, no me resulta fácil y necesito repetírmelo a mí misma. 

Comparto aquí mis experiencias con vosotros con la intención de que os sintáis identificados.

Durante mucho tiempo nos han metido en la cabeza el concepto de la multitarea (especialmente en la sociedad y cultura ultra-productiva de la que vengo en Canadá) que dormir hasta tarde y echarte la siesta, por ejemplo, se considera de gente vaga. En Canadá se nos identifica por nuestra profesión:

  • Hola, ¡encantado de conocerte! ¿A qué te dedicas?

Es lo primero que preguntamos cuando conocemos a alguien en Canadá. Y tu respuesta no debe ser:

  • “¡Toco la guitarra! o ¡Hago jabón! o Disfruto de mis mañanas de domingo regando mis plantas de Aloe Vera”. 

¡No!

Se supone que debes responder con el trabajo que haces, con tu profesión. Nos han enseñado que ser capaz de hacer 7 cosas a la vez es una habilidad muy valiosa.  Entonces, ¿Qué podemos hacer para desaprender todo eso? ¿Qué podemos hacer para no sentimos culpables cuando nos echamos la siesta?

Pues bien, hace unos 20 años que vivo en una cultura totalmente diferente a la mía. Vivo en Andalucía, en el sur de España, donde el “vivir despacio” está muy presente. ¡He llegado hasta el punto de adorar la siesta! ¡Esto sí que es un auténtico lujo!

pintar piedras naturales mensajes aquí y ahora
Piedras pintadas por mí.

A veces estoy en la esterilla de Yoga y me doy que cuenta que no estoy escuchando a mi profesor. Mi mente sigue su propio camino, casi siempre se encuentra planificando mis quehaceres diarios. Cuando me doy cuenta de que mi mente se ha ido a otro lugar que no es mi esterilla de yoga, sonrío o me río, dejo pasar ese pensamiento y vuelvo a la esterilla. Incluso a veces me visualizo colocando ese pensamiento en una nube y viéndolo flotar en el cielo mientras vuelvo tranquilamente a lo que estoy haciendo con plena atención. Esta es una técnica que aprendí durante un retiro de Mindfulness que hice hace unos años.


Recordatorios..[E1] . Me encanta recoger piedras mientras paseo por la playa. A veces, después, escribo una fecha y un lugar en la piedra, e incluso una cita o un sentimiento. Las guardo en un cuenco en mi salón. Hago esto para recordarme volver a la ÚNICA COSA que tengo entre manos y hacerla plenamente.


rincón del té rooibos tetera productos a granel
Zona de té en mi taller Naturalmente Mediterraneo

Lo mismo me ocurre a menudo cuando me preparo y me tomo un té. Me encanta el té. Cualquier tipo de té: rooibos, té blanco, té negro, Earl Gray, té de hierbas… Incluso he preparado en mi taller un Rincón de Té con muchas variedades de té a granel y una tetera especial de cerámica hecha a mano. Té caliente en los meses fríos y té frío en verano. Lo que me ocurre a veces es que dejo el té en reposo en el agua caliente y luego me dedico a las mil y una cosas que hago en el estudio. Cuando me doy cuenta, mi té lleva media hora infusionando y está amargo y demasiado fuerte.

Lo que también me ocurre otras veces es que puedo estar sorbiendo un buen té caliente y me distraiga con otra cosa. Cuando vuelvo a mi té de nuevo, ya está frío. Últimamente, intento recordarme a mí misma que debo disfrutar plenamente del té… cada parte de él… elegir qué té me apetece, prepararlo de la forma y el tiempo recomendados… y, por supuesto, bebérmelo.

“Si miras profundamente en tu té, verás que estás bebiendo plantas fragantes que son un regalo de la Madre Tierra. Ves el trabajo de las personas que recogen el té; ves los exquisitos campos y plantíos en Sri Lanka, China y Vietnam. Sabes que estás bebiendo una nube, estás bebiendo lluvia. El té contiene el universo entero.” – Thich Nhat Hanh

Esta mañana tenía mi día planeado pero cambió y opté por Fluir en lugar de insistir:

Después de regar mis plantas, iba a llevar el coche a la gasolinera, llenarlo y lavarlo. De camino, tenía pensado llevar mis cosas a los contenedores de reciclaje, planificando la forma de ser más productiva en la ruta… ¡Multitarea! Una vez que el coche estuviera lleno de gasolina, me dirigiría al estudio para hacer nuestra Mascarilla de Arcilla Verde ( ya que estamos completamente agotados) y también para realizar algunos trabajos administrativos sobre la certificación ecológica de más productos.

Así que allí estaba yo, regando mis plantas de Aloe Vera cuando entré en un momento de atención plena que me gusta llamar LA ZONA de “simplemente” estar con mis plantas. Estar presente con cada cosa que estaba haciendo: la manguera, el agua… Pensé en la lluvia y en que a las plantas les gusta más la lluvia que el agua del grifo que les doy. Pensé porqué esta planta prospera mientras que esta otra parece enferma.

¿Podría ser el suelo? ¿La ubicación en mi patio en relación con el sol? ¿La maceta?

He descubierto que a mis Aloes les gusta más una maceta ancha que profunda. Entonces me quedé completamente sorprendida al darme cuenta de que dependiendo del lugar donde las regase, las plantas tenían una experiencia distinta. Si el agua les caía en el suelo, la tierra se esparcía y todo parecía un desastre; pero si inclinaba la manguera para regar directamente sobre la planta, gracias a la increíble forma de las hojas de Aloe, el flujo de agua caía en una serie de mini cascadas mágicas.  ¡Wow!  Mi mente estaba allí con plena atención y me sentía ¡tan VIVA!…  Mi lista de tareas pendientes quedó en el olvido y me sentí tan inspirada que decidí dejar de lado el plan por completo, simplemente dejarme llevar por el flujo de inspiración y ESCRIBIR. 

Escogí el té que me apetecía en ese momento y me lo preparé con toda la atención del mundo. Retiré todo lo que sobraba de mi escritorio y lo limpié. Abrí la ventana lo suficiente como para que corriera la brisa, pero sin que la luz del sol me diera directamente en los ojos. Coloqué el ordenador, el ratón y el té sobre la mesa, y me senté sonriendo.

Así que aquí estoy, escribiendo y bebiendo té totalmente consciente.

“Bebe tu té despacio y con reverencia, como si fuera el eje sobre el que gira La Tierra: despacio, de manera uniforme, sin prisas hacia el futuro. Vive el momento presente. La vida es sólo este momento.

~ Thich Nhat Hanh

¡Me encantaría saber de ti!

¿Te sentiste identificada o identificado con algo de lo que hay escrito en el post?

¡Compártelo en los comentarios!

Chao chao.

Jen

Compartir
Jennifer Young

Jennifer Young

Desde pequeña tuve predilección por la vida natural, gracias a los valores que me inculcó mi madre y la pasión profunda de mi padre por la naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres unirte a nuestra tribu?

Apuntate y sé el primero en recibir nuestras actualizaciones y consejos del blog.

 

Loading

Mantente conectado

Más entradas

vuelta rutinas septiembre

VOLVER A LAS RUTINAS

Todos los años cuando acaba el mes de agosto me pregunto: ¿Volver a las rutinas es tan malo como mucha gente dice? ¿O es quizá

Cómo empezar a hacer yoga

                       Lo primero que hago cuando me despierto por las mañanas es observar cómo está mi cuerpo. ¿Está cansado? ¿Está listo para comenzar el día?

La vida que quiero

LA VIDA QUE QUIERO. LA VIDA QUE TENGO.             ¿Sabes qué es lo que separa la vida que tienes de la vida que quieres?